En algunos hogares y lugares de concurrencia humana se acostumbra dar la sensación del acercamiento con la naturaleza. Para ellos se usan los jardines, pero no puede faltar ese sonido característico de los campos el cantar de las aves, pero algunos son amantes de algunos en especial, que por su canto y belleza en su plumaje atrae a propios y extraños. Es el caso del jilguero.

Para los amantes del armonioso encanto de estas pequeñas aves, que tienen uno de los cantares más armoniosos, con cambios de sonido acompasado y a ello se le suma su combinación multicolor distribuida de forma agradable a quien lo contempla.

Estos pequeños del reino animal, se pueden llevar a la vida doméstica, mediante procedimientos  que no le generen sufrimiento y los criadores de jilgueros lo saben, algunas de estas recomendaciones son necesarias saberlas en el momento que se decide tenerlos como compañeros de vida.

El acrduelis carduelis es una especie ampliamente extendida por Europa, criados desde el sur de Escandinavia hasta el norte de África. Debido a su popularidad fue introducido en Australes, Tasmania, Nueva Zelanda, Argentina, Bermudas y Norteamérica, incrementándose de tal manera que es ahora allí un pájaro común en los jardines. En la península Ibérica es un pájaro muy abundante.

La alimentación adecuada de este tipo de aves es basada en aquellos que son de origen vegetal, pero también incluye una pequeña parte de los insectos en la época de reproducción. A los jilgueros les gusta sobre todo, las semillas de cardo, negrillo, alpiste, perilla cañamones, nabina, picotean la fruta y todo tipo de plantas silvestres.

Además de la alimentación, es importantes la salud integral. Para ello debe hacer uso de los  servicios del veterinario, que debe realizarle las distintas mediciones para mantenerlos sanos y con ánimo de adornar los ambientes con su melódico cantar y su colorido plumaje.