Hace poco, una amiga de la infancia dio un giro a su carrera a finales de la treintena: volvió a estudiar a tiempo completo, invirtiendo mucho tiempo, esfuerzo y dinero para hacer realidad su sueño de enfermera como  voluntariado enfermería. Hace poco se graduó y estaba muy orgullosa de tener esas dos nuevas iniciales tras su nombre: R.N.

Todo el mundo se alegró mucho por ella y la felicitó por su logro. Su página de Facebook se llenó de actividad y optimismo por su futuro.

¿Por qué ser voluntario?

El voluntariado aporta experiencia laboral a tu currículum:

Obviamente, esta es la estrategia más importante en tu búsqueda de empleo ahora mismo, especialmente si es lo único que te impide conseguir el trabajo de tus sueños. Aunque solo sean unas horas a la semana, tu currículum ahora dirá «Empresa XYZ (u Hospital XYZ), enero 2013 – presente» en lugar de tener un gran vacío. Es mucho, mucho, mucho mejor que no tener ningún empleador actual en tu currículum, lo que es un factor automático de ruptura para muchos reclutadores. (¡Oye, yo solo soy el mensajero!) ¿Un plus? Probablemente aprenderás una o dos cosas (¡o veinte!), lo que refuerza tu currículum y te hace mucho más vendible para los empleadores.

Te permite conseguir referencias sólidas en el campo que elijas:

Cuando necesites a alguien que avale tus habilidades en este nuevo sector, el voluntariado te proporcionará personas con experiencia que te han visto en acción y pueden recomendarte para ese trabajo.

Piénsalo… la mayoría de los recién licenciados son exactamente iguales sobre el papel. Tus recomendaciones y referencias podrían ser justo lo que te separe del resto (nota al margen: asegúrate de añadir estas recomendaciones a tu perfil de LinkedIn mientras estás en ello).

Te permite construir tu red de contactos:

Todos lo hemos oído alguna vez: no es lo que conoces, sino a quién conoces. En una mala economía / mercado de trabajo, esas palabras nunca fueron más ciertas. La gente está contratando referencias de empleados porque estas referencias son una cantidad conocida y hay mucho menos riesgo. Si no conoces a mucha gente en tu campo, estás en clara desventaja.

El voluntariado te permite ampliar tu red de contactos (en la vida real Y en LinkedIn) y ahora puedes aprovechar esas conexiones para establecer una red de contactos, enterarte de los nuevos puestos y estar a la vanguardia de la gente si/cuando se enteran de una nueva vacante. No tengas miedo de hacer correr la voz de que estás buscando activamente ese puesto de trabajo.

Demuestra tu pasión por lo que quieres hacer:

Me gusta tanto la enfermería (o lo que sea que hagas) que lo haría aunque no me pagaran». Aunque no sea EXACTAMENTE cierto, este es el mensaje que transmite el voluntariado. ¿Qué tan maravilloso es eso? De repente eres mucho más atractivo para los futuros empleadores, porque quieren a esos trabajadores de alto rendimiento que aman lo que hacen, y no a los empleados que se limitan a hacer el trabajo por teléfono.